Thursday, September 11, 2008

La visión de un cosmólogo


Me fascinan los procesos mentales por los que uno pasa para llegar a algunos sitios, en este caso hasta llegar a una fascinante entrevista a Stephen Hawking.

O más bien, ¿cómo aprendemos en este nuevo universo que nos provée la tecnología?, que evidentemente nos trae beneficios enormes, como por ejemplo, escuchar de una de las mentes más brillantes de nuestro tiempo, su concepción de los orígenes del universo, y la participación de Dios en este suceso. Y de pasadita, que vayamos aprendiendo a escapar de este planeta, porque, me imagino, cualquier día sideral desaparece.

Pero, no quiero dejar en el tintero cómo llegué allí.

Veamos... en realidad, creo que este relato podría ser un contínuo hacia el pasado, no para, porque recuerdo que dejé en mi pantalla anoche el Wiki de Ubiquity --una aplicación para los browsers IE y Firefox tremendamente interesante--, y llegué allí después de innumerables tumbos, porque busco hace días elementos para mejorar algunos temas en el sitio web que estoy desarrollando.

Pero, al menos, quiero exponer para analizar, cómo llegué desde Ubiquity hasta Hawking:
  • Primero, probé enviar un email (con Ubiquity), y aproveché de contarle a mi amigo Gabriel Bunster, lo cool que es esta aplicación, incluyendo el link del wiki.

  • Luego de probar el weather en San Juan, se me ocurrió ubiquitar a mi amigo, y me encontré con una entrevista suya en YouTube, que recomiendo.

  • Alli, me llamó la atención un lío con la inauguración de un centro científico que lidera Claudio Bunster, que tontera, ¿cundo vamos a cambiar?

  • Y nuevamente, mirando los vídeos del costado, me llamó la atención una visita de Hawking a Valdivia, quien fue recibido a la Michael Jackson, increíble, y que bueno, ya no quemamos a estos tipos.

  • Así, finalmente llegué a la fascinante entrevista que acompaña este blog.




Gabriel Bunster y la blogosfera



Stephen Hawking en Israel

En otras palabras, comprobé una vez más, que los títulos y fotos de los costados son un anzuelo poderoso para continuar la lectura, o más bien, la navegación.

Satisfecho mi afán periodístico, quiero regresar a Hawking. El universo se formó de la nada, no existe principio ni final, Dios está regido por leyes que no puede cambiar, ni aun las del inicio.

En fin, una cena intelectual completa.
Y yo, que sólo quería probar mi Ubiquity.
¿No les parece fascinante?

1 comment:

Gabriel said...

Solo pienso que estuve en la ruta de tu paso hacia tan gran hombre como Hawkings como un hecho fortuito de lo que agradezco que hayas puesto mi aparición en revista Capital.

Que ejemplo de lucidez y tenacidad en la lucha por hacer de la vida una experiencia memorable.

Gracias Pelao