Sunday, October 15, 2006

Críticas al open-source

...echándole pa'lante.
Claro, prefiero hacer... si no, se me quedan las ideas en el tintero.

Así que tendrán que aceptar algunos errores en el camino...


Me recuerda a Malcolm Gladwell cuando enseña la dificultad en intentar describir una situación—señala que siempre perdemos en la explicación. En otras palabras, es imposible reproducir los colores de la realidad—las pinturas o tintas están limitadas en su espectro de colores.

O, errar es parte del quehacer.
Traigo ésto a colación, porque exageré los atributos de open-source cuando presenté la organización Apache; corrigiendo, sólo las dos terceras partes de los servidores internet descansan en Apache.

¿Y quiénes controlan el resto, y muchas cosas más? Microsoft; y Bill Gates no está muy contento con el modelo open-source—y es natural, peligran billones de USD. Pero, Bill Gates tiene algunos argumentos que merecen ser escuchados:

  • Que la innovación, o la investigación requieren de mucho dinero, que obviamente no se genera en una comunidad open-source;
  • También, señala que la motivación para crear nuevas empresas dejaría de existir; y lo plantea de esta manera: "¿Creen ustedes que los chinos emprendedores inician sus empresas pensando que durante el día van a continuar con su empleo regular de cocineros, y durante la noche van a regalar su tiempo a una comunidad open-source?"
En otras palabras, Bill Gates señala que en un mundo open-source se extinguiría la innovación. ¿Será cierto?

Respecto del primer argumento, Bill Gates sabe, mejor que nadie, que esto no es siempre así. Él comenzó su empresa comprándole el sistema DOS a un programador por $50 mil USD, que catapultaría hasta la estratósfera, a él, y a toda la industria de la computación.


Y, sí, es la contestación a su segundo argumento; existen chinos que, como vimos anteriormente, están dispuestos a donar su tiempo, para reproducir los programas de TV americanos en el internet, para los demás chinos.


A pesar de lo anterior, hay que reconocer, que la inversión requerida en la investigación es cuantiosa. En ciencias básicas es tan monumental, que sólo los gobiernos están dispuestos a emprenderla—las empresas, arriesgan después, cuando ya se ha dado este primer y enorme paso. Y tampoco se puede negar, que la codicia es indudablemente un motor fundamental, que permite continuar la innovación en la investigación aplicada; y en otras innumerables circunstancias—los científicos con su entrega total, necesitan de laboratorios y personal.


Interesantemente, la religión católica ve con muy malos ojos la codicia; pero, no es tan así, en las culturas protestantes y otras. (otro tema para Mónica—que me dicen que está fajada estudiando y trabajando; paciencia...)


En marzo, The Economist publicó
este interesante artículo que muestra los problemas del modelo open-source. La crítica más importante está en la infiltración de errores y contribuciones que podrían violar derechos de autor; mientrás más abierta sea la comunidad open-source, existiría más potencial para que las colaboraciones contengan estos problemas—vandalismo y caos incluidos. La solución a estos problemas es muy compleja, e indudablemente, exige una organización y estructura acorde.

Según el artículo:

Projects that fail to cope with open source's vulnerabilities usually fall by the wayside. Indeed, almost all of them meet this end. Of the roughly 130,000 open-source projects on SourceForge.net, an online hub for open-source software projects, only a few hundred are active, and fewer still will ever lead to a useful product. The most important thing holding back the open-source model, apparently, is itself.
Es aquí donde cobran importancia las empresas como IBM, sus servidores llevan su sello de garantía—han sido revisados, y garantizan que son capaces de prestar servicios a nivel comercial.

Conviene aclarar que las comunidades open-source no impiden que las empresas se lucren al usar sus productos—a diferencia de otras comunidades que imponen la condición de que los productos resultantes sean, a su vez, regalados. Hasta el momento, los desarrollos open-source han resultado más estables.


En fin, que mi intención era recalcar, que la manera en que la comunidad open-source está estructurada y organizada es de vital importancia—es más, aún se discute si este modelo podrá sobrevivir a futuro.


Más adelante seguiremos discutiendo el tema—es demasiado interesante para dejarlo. Ahora bien, sí creo, que ambos modelos tienen cabida—la cuestión está en entender muy bien este nuevo modelo y su relación con los modelos de negocios existentes; para maximizar los beneficios, y no caer en errores innecesarios.

Volviendo a la educación; ¿quizás podamos usar algún software open-source, de los que ya existen en SourceForge.net, para fundar algún tipo de comunidad dedicada al desarrollo de la educación de los niños? ¿Y que hay de wikipedizar las leyes chilenas para evitar las incongruencias que se dan, entre las leyes que se aprueban y las existentes?

¿Y por qué no fundar una empresa que asesore a las empresas, o al gobierno, en como usar esta modalidad de colaboración en algunos de sus proyectos? ¿O en otras palabras, por qué no lucrar indirectamente del conocimiento obtenido en la experiencia de un aporte gratuito? Ofrezco sociedad para el proyecto educación...

1 comment:

Patricio Viguera said...

Estimados Fernando / Joseph y todos los que puedan seguirle el ritmo a estas buenísimas conversaciones virtuales.

Acuso recibo de la preocupación de Fernando. Mi administración del tiempo no me ha permitido “estar” mas presente. Pero como quiero legitimar mi participación y porque el tema de la educación en Chile me apasiona, aquí lanzo algunas ideas.

Parto reconociendo que no he ingresado a los links ni al blog y ahora a 11 mil metros de altura de regreso a Santiago, solo les puedo pedir aceptar mis opiniones sin ese background.

En mi opinión la Educación es nuestro principal problema. El uso de la tecnología, el bajo nivel de innovación, competitividad a la baja, desigualdad abismante y pobre infraestructura sólo son diferentes expresiones de lo mismo.

Para no sonar tan pesimista debo reconocer que nuestro sistema educacional viene de una época de alto reconocimiento y prestigio. No tengo antecedentes de como se construyo eso, ni cuando ocurrió. Sin embargo, si comparten mi juicio, la actualidad es muy diferente por lo que invito a todos a pensar este asunto desde su trasfondo más fundamental.

Primero que nada, creo que vale la pena consensuar que entendemos por Educación. Un lenguaje explícitamente común siempre ayuda al entendimiento y los acuerdos.

Segundo, propongo intentar responder las siguientes preguntas:

1.- Para que queremos educación? Esta no es una pregunta capciosa ni mucho menos. Hoy parecería que todo el sistema de educación básica y media en Chile esta montado para preparar a los chicos para PSU, ex-PAA y mas ex-Bachillerato (comentario solo para orientar la reflexión!)

2.- Como los seres humanos aprendemos? Siempre me he preguntado en que se funda nuestro sistema así llamado “semi-presencial”? los primeros indicios muestran que el paradigma mas fundamental es el propuesto por Decartes y Newton hace bastantes años ya y que terminaron siendo nuestro bien conocido método científico. Entonces la “verdad” esta allí, el profesor la conoce y los alumnos deben aprenderla. Después de todos este tiempo, conocimiento sobre el modo de operar del cerebro humano, el hombre y su mundo en general; este método sigue teniendo sentido? Por que los padres siguen premiando a los colegios con puntajes de PSU mas altos y así replicando esos incentivos (colegios preparando fundamentalmente para ese examen)? La búsqueda de estas respuestas nos llevara sin remedio a la pregunta anterior y sin duda a la siguiente.

3. Que clase de sociedad queremos y estamos construyendo? Finalmente, querámoslo o no este es el resultado de nuestro sistema educacional, una tipo de sociedad determinada, con todo lo que ello implica. Entonces vale la pena hacerse esta pregunta e intentar responderla desde el corazón?

Bien, pero para no aburrirlos mas, dejo planteada la invitación. Mi gran temor es que así como lo han hecho tantas autoridades “competentes” desde que me acuerdo; concentremos la discusión en las herramientas, los formatos o la infraestructura que a mi modo de ver son discusiones que solo vale la pena tener una vez contestadas las preguntas fndamentales.

Un abrazo, Pato